viernes, 30 de enero de 2015

Ser desordenado podría ser el reflejo de un problema emocional



¿Sabías que el desorden  de cosas en tu casa  y el hecho de acumular objetos ,  están relacionados con diferentes clases de temores ?


Como temor  al
cambio, temor  a ser olvidado o a olvidar, temor  a la carencia y  además a la  confusión, falta de interés a la vida ,  inestabilidad , miedo a el futuro , a no tener claro que
quieres ...

Y que el lugar de la casa en el que el desorden o el acumulamiento se encuentran,   refleja que área es problemática en tu vida. Un  ejemplo, se dice que el armario, o closet , demuestra cómo te encuentras emocionalmente y que una vez lo ordenes   te sentiras mejor  o que una cubrecama  desteñida significa que tu vida amorosa ha  perdido emoción también




¿ Has guardado por meses  objetos quebrados  o dañados  pensando en repararlos algún día?

En Psicología se dice que su significado es :  promesas y sueños rotos ....

Si el acumulamiento o desorden  lo tienes en tu dormitorio significa que eres una persona que deja las cosas sin concluir  y que tienes dificultad  para relacionarte con las personas o tener una relación que sea medianamente duradera .

Los dormitorios de los  niños normalmente están desordenados ya que todavía están formando sus hábitos , depende de los padres enseñarles a " jugar con sus juguetes y luego guardarlos " hay estudios que demuestran que los niños que viven en un lugar estable y limpio tienen mejor rendimiento en sus estudios y ademas poseen buenas relaciones con los compañeros .

Regresar de estudiar por largas jornadas y encontrar una casa con un ambiente agradable hace que los niños , adolescentes y jovenes tengan una sensación de bienestar y tranquilidad .




Hay muchos tipos de "acumulamiento " es importante estar alerta cuando empezamos a guardar cosas que francamente no usaremos , cortar estos malos hábitos desde un principio nos ayudará a tener cada día un autoexamen y preguntarnos   ¿ es necesario guarde esto ?  ¿ me va a ser útil  ?  ¿ realmente voy a arreglarlo algún día  ?

Hay varios puntos a tomar en cuenta :


  • Saca los objetos grandes que ya no te son útiles , con eso ganaras más espacio y comodidad
  • Haz un inventario de cosas no son tuyas y jamas devolviste como libros , discos etc, etc
  • Poner botes de basura en cada habitación , como canastas para ropa sucia te será muy útil 
  • Saca de tu closet la ropa que no te has puesto en los últimos 6 meses , evalúa si puedes donarla a obras sociales o si definitivamente debes tirarla 
  • En la cocina revisa que utensilios realmente te van a servir , los de ocasiones especiales organizalos en cajas , lo que ya es útil es mejor lo obsequies o dones 
  • Revisa los discos de música y películas , quedáte con lo que realmente vas a usar 
Archivos de documentos , papelería, publicidad, periódicos que no sean útiles van a la basura o a el reciclaje pero fuera de tu casa .



Hay quiénes piensan que hay que dejar " libertad" a nuestro diario vivir , que ordenar es perder el tiempo, que no debemos crear niños optimizados , que las reglas no son buenas etc, etc,
 pero por lo regular son opositores del orden porque ellos no logran tener una estabilidad en su entorno  y como es más cómodo dejar las cosas como vengan critican a los que tratan de tener
un ambiente agradable en las diferentes etapas de su vida .

Una madre puede quejarse de que los chicos mantienen el hogar desordenado y eso es razonable como aceptable pero ella puede por medio de juego enseñarle a sus hijos a guardar sus juguetes
después de usarlos, asignando un cajón dónde ponerlos , incluso puede premiarlos .

Poco a poco sin prisa ve haciendo cambios , da el ejemplo , organiza " un día de orden " veras como dejas espacios libres , ambientes limpios y una especie de tranquilidad emocional .

 ¡ No se trata de ser rígidos , se trata de tener espacios para ser creativos !

Te recomiendo leas Personas Tóxicas



Más novedades y datos interesantes en  Blog Hacía una Vida mejor  ,     Facebook  




Fotos de         Pixabay libres de licencia
Texto :           Erika Chacón
Referencias:   Louise Hay